EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA DENZINGER PDF

.

Author:Kazigami Tabei
Country:Antigua & Barbuda
Language:English (Spanish)
Genre:Music
Published (Last):17 June 2006
Pages:134
PDF File Size:13.33 Mb
ePub File Size:19.14 Mb
ISBN:813-6-20182-159-5
Downloads:10421
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dagami



Pero quedan algunas frmulas, compuestas a modo de smbolo, que carecen de la parte cristolgica: estas frmulas parecen ms antiguas que el Smbolo de los Apstoles. Una frmula de esta especie, casi acristolgica -que es tal vez la ms antigua de todas- se conserva en la obra, impregnada de gnosticismo, escrita entre los aos y Testamentum in Galilaea D.

Christi, ed. Schmidt , donde p. Con algunos elementos o preguntas: S. I y II; Dial. Presenta casi todos los elementos del Smbolo R como la fe que la Iglesia recibi de los Apstoles y de sus sucesores 1, 10, 1. P 3 Fuentes: B. Actuum, lat. II, ed. Schepps, CSEL ; 34; cf. Caspari, Cristiana K I ].

Elipandum archiep. Ferotin, p. P 4 Texto-1 [segn Rufino forma romana ] 1. Creo en Dios Padre omnipotente; 2. Y en Jesucristo. P 5 Texto-2 [segn el Psalterium Aethelstani forma griega ] 1.

Caesarii Arel. Sermones I, 1, G. Morin, Maretioli , p. Pirmin, Mnster , 34 ss; el Smbolo mismo en la forma comn n. H 92; PL 89, C]. P 7 Texto [Segn el Orden romano] 1. Creo en Dios Padre omnipotente, creador del cielo y dela tierra; 2. II 97 ss. Por lo cual aqul parece ser tambin testigo para la forma oriental del Smbolo Apostlico. I, 8, 38; PG 67, 69; H ; L 18]. Delata un Smbolo usado antes de ; su texto se reconstruye de diverso modo por los diversos autores.

Macario de Jerus. Anacoratus, escrito hacia El Smbolo parece ser ms antiguo que el Ancoratus [H ; L 19 s; ed. Holl , ; PG 43, C]. I, Paderborn , ]. Creemos en un solo Dios Padre omnipotente, creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible; 2.

Cirilo [cf. K I s]. Y en un solo Seor Jesucristo hijo de Dios unignito, engendrado de Dios padre, es decir, de la sustancia del Padre, Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no hecho, consustancial con el Padre, por quien fueron hechas todas las cosas, lo que hay en el cielo y lo que hay en la tierra, lo visible y lo invisible, que por nosotros los hombres y por nuestra salvacin, baj y se encarn, es decir, fu perfectamente engendrado de Santa Mara siempre virgen por obra del Espritu Santo, se hizo hombre, es decir, tom al hombre perfecto, alma, cuerpo e inteligencia y todo cuanto el hombre es, excepto el pecado, no por semen de varn, ni en el hombre, sino formando para s mismo la carne de una sola y santa unidad, no a la manera que inspir, habl y obr en los profetas, sino hacindose perfectamente hombre, porque el Verbo se hizo carne [Ioh.

P 14 Creemos en una sola Iglesia Catlica y Apostlica y en un solo bautismo de penitencia, en la resurreccin de los muertos y en el justo juicio de las almas y de los cuerpos, en el reino de los cielos, y en la vida eterna. A aquellos, empero, que dicen hubo un tiempo en que el Hijo o el Espritu Santo no fueron o que fueron hechos de la nada o de otra hipstasis o sustancia, a los que afirman que son mudables o variables el Hijo de Dios o el Espritu Santo, a esos los anatematiza la Iglesia Catlica y Apostlica, madre vuestra y nuestra; y a la vez anatematiza a los que no confiesan la resurreccin de los muertos, y a todas las herejas que no proceden de esta recta fe.

No adoramos y confesamos a tres dioses, sino al Padre, al Hijo y al Espritu Santo como a un solo Dios: no un solo Dios como solitario, ni que el mismo que sea para s mismo Padre, l mismo sea tambin Hijo, sino que el Padre es el que engendra y el Hijo el que es engendrado; pero el Espritu Santo no es engendrado ni ingnito, no creado ni hecho, sino que procede del Padre y del Hijo, es coeterno, coigual y cooperante con el Padre y el Hijo, porque est escrito: Por la palabra del Seor fueron firmados los cielos es decir, por el Hijo de Dios y por el aliento Espritu de su boca, toda la fuerza de ellos [Ps.

Y en esta Trinidad creemos un solo Dios, porque procede de un solo Padre, porque con el Padre es de una sola naturaleza, de una sola sustancia y de una sola potestad. El Padre engendr al Hijo no por voluntad ni por necesidad, sino por naturaleza.

P 16 El Hijo, en el ltimo tiempo, descendi del Padre para salvarnos y cumplir las Escrituras, a pesar de que nunca dej de estar con el Padre, y fu concebido por obra del Espritu Santo y naci de Mara Virgen, tom carne, alma o inteligencia, esto es, al hombre perfecto, y no perdi lo que era, sino que empez a ser lo que no era; de modo, sin embargo, que es perfecto en lo suyo y verdadero en lo nuestro. Porque el que era Dios, naci como hombre, y el que naci como hombre, obra como Dios, y el que obra como Dios, muere como hombre, y el que muere como hombre, resucita como Dios.

Y El mismo, vencido el imperio de la muerte con aquella carne con que haba nacido y padecido y muerto, resucit al tercer da, subi al Padre y est sentado a su diestra en la gloria que siempre tuvo y tiene. Limpios nosotros por su muerte y sangre, creemos hemos de ser resucitados por El en el ltimo da en esta carne en que ahora vivimos, y tenemos esperanza que hemos de alcanzar de El o la vida eterna, premio de nuestro buen mrito, o el castigo de suplicio eterno por nuestros pecados.

Esto lee, esto retn, a esta fe has de subyugar tu alma. De Cristo Seor alcanzars la vida y el premio. El Padre, pues, y el Hijo y el Espritu Santo, es una sola fuente, una sola sustancia, una sola virtud, una sola potestad. Porque al nombrar a tres Personas, con catlica y apostlica voz profesamos ser una sola sustancia. As, pues, Padre e Hijo y Espritu Santo, los tres son una sola cosa [cf. Tres, ni confundidos ni divididos, sino tan distintamente unidos, como unidamente distintos; unidos por la sustancia, pero distintos por los nombres; unidos por la naturaleza, pero distintos por las personas; iguales por la divinidad, cosemejantes por la majestad, concordes por la Trinidad, partcipes de la claridad.

De tal modo son una sola cosa, que no dudamos que son tambin tres; de tal modo tres, que confesamos no poderse separar entre s. De donde no hay duda que la injuria de uno es afrenta de todos, porque la alabanza de uno toca a la gloria de todos. Y, por lo tanto, si alguno dijere que el Hijo de Dios, que como es verdaderamente Dios, as es tambin hombre verdadero, excepto slo en el pecado, tuvo algo menos o de la divinidad o de la humanidad, ha de juzgrsele profano y ajeno a la Iglesia Catlica y Apostlica.

Creemos en un solo Dios verdadero, Padre, Hijo y Espritu Santo, hacedor de lo visible y de lo invisible, por quien han sido creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra. Que Este es un solo Dios y Esta una sola Trinidad de nombre divino [de sustancia divina]. Que el Padre no es [el mismo] Hijo, sino que tiene un Hijo que no es Padre.

Que el Hijo no es el Padre, sino que es el Hijo de Dios por naturaleza [, que es de la naturaleza del Padre]. Que existe tambin el Espritu Parclito, que no es ni el Padre mismo ni el Hijo, sino que procede del Padre [que procede del Padre y del Hijo]. Es, pues, ingnito el Padre, engendrado el Hijo, no engendrado el Espritu Santo, sino que procede del Padre [y del Hijo].

El Padre es de quien se oy esta voz del cielo: Este es mi Hijo amado, en quien me he complacido, a Este od [Mt. El Hijo es el que dice: Yo he salido del Padre y de Dios vine a este mundo [cf. Esta Trinidad, distinta en personas, [la creemos] una sola [unida] sustancia, virtud, potestad, majestad indivisible [por virtud, potestad y majestad] indistinta, indiferente. Fuera de lista [de ella] creemos no existe naturaleza alguna divina, de ngel, o de espritu, o de virtud alguna, que sea creda Dios.

P 20 As, pues, este Hijo de Dios, Dios nacido del Padre absolutamente antes de todo principio, santific en el vientre [el vientre] de la bienaventurada Virgen Mara y de ella tom al hombre verdadero, engendrado sin semen de varn [viril, conviniendo en una absolutamente sola persona slo las dos naturalezas, esto es, de la Divinidad y de la carne], esto es, [Nuestro] Seor Jesucristo. No [ni] era un cuerpo imaginario o compuesto slo de forma [v.

Y ste tuvo hambre y sed, sinti el dolor y llor y sufri todas las dems calamidades del cuerpo [v. Finalmente, fu crucificado [por los judos], muerto y sepultado, [y] resucit al tercer da; luego, habiendo conversado con [sus] discpulos, el da cuarenta [despus de la resurreccin], subi a los cielos [al cielo]. Creemos la resurreccin [futura] de la carne humana [para la carne humana]. El alma del hombre [decimos] no ser sustancia divina o parte de Dios, sino una criatura no cada?

En consecuencia, [pues,] si alguno dijere y [o] creyere que este mundo, y todos sus instrumentos, no fu hecho por Dios omnipotente, sea anatema. Si alguno dijere y [o. Si alguno dijere y [o] creyere que el Espritu Parclito es 24 el Padre o el Hijo, sea anatema. Si alguno dijere y [o] creyere que el hombre Jesucristo no fu asumido por el Hijo de Dios [v. Si alguno dijere y [o] creyere que el Hijo de Dios, como Dios, ha padecido [v. Si alguno dijere y [o] creyere que el hombre Jesucristo [v.

Si alguno dijere que uno es el Dios de la antigua Ley y otro el de los Evangelios, sea anatema. Si alguno dijere y [o] creyere que el mundo fu hecho por otro Dios que [y no] por Aquel de quien est escrito: En el principio hizo Dios el cielo y la tierra [cf. P 30 Si alguno dijere y [o] creyere que los cuerpos humanos no han de resucitar [no resucitan] despus de la muerte, sea anatema. P 31 Si alguno dijere y [o] creyere que el alma humana es una porcin de Dios o que es sustancia de Dios, sea anatema.

P 32 Si alguno creyere que han de tener autoridad o si hubiere venerado otras Escrituras fuera de las que ha recibido la Iglesia Catlica [Si alguno dijere o creyere que han de tener autoridad o han de ser veneradas otras Escrituras, fuera de las que recibe la Iglesia Catlica], sea anatema. P 33 [ Si alguno dijere o creyere que la divinidad y la carne son en Cristo una sola naturaleza, sea anatema.

Si alguno dijere o creyere que hay algo que pueda extenderse fuera de la Trinidad divina, sea anatema. Si alguno piensa que debe creerse en la astrologa, sea anatema. Si alguno dijere o creyere que los matrimonios de los hombres que son tenidos por lcitos segn la ley divina, son execrables, sea anatema. Si alguno dijere de la carne de las aves o de las bestias que nos han sido dadas para alimento, que no slo hay que privarse de ellas para mortificacin del cuerpo, sino que deben ser reprobadas, sea anatema.

Si alguno sigue o profesa en estos errores la secta de Prisciliano o hace alguna otra cosa contra la Sede de San Pedro en el saludable bautismo, sea anatema. Ahora bien, la fe catlica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad; sin confundir las personas ni separar las sustancias. Porque una es la persona del Padre, otra la del Hijo y otra tambin la del Espritu Santo; pero el Padre y el Hijo y el Espritu Santo tienen una sola divinidad, gloria igual y coeterna majestad.

Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno, como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso. Igualmente, omnipotente el Padre, omnipotente el Hijo, omnipotente tambin el Espritu Santo; y, sin embargo, no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente.

As, Seor es el Padre, Seor el Hijo, Seor tambin el Espritu Santo; y, sin embargo, no son tres Seores, sino un solo Seor; porque as como por la cristiana verdad somos compelidos a confesar como Dios y Seor a cada persona en particular; as la religin catlica nos prohibe decir tres dioses y seores.

DISTEMPER CANINA PDF

LA INFALIBILIDAD DE LA IGLESIA Y DEL PAPA: MAGISTERIO UNIVERSAL Y ORDINARIO

.

JFS-2AEDV PDF

El Magisterio de la Iglesia DENZINGER

.

Related Articles