EVENTRACION EVISCERACION PDF

All this leads to a quicker recovery. Glossaries and vocabularies Access Translation Bureau glossaries and vocabularies. Because the incisions are smaller, there is practically no risk of infection and any eventrations in the surgical wound disappear. Eventration or Evisceration — In most cases, you use the same props such as PowerPoint slides that you would in a traditional classroom learning environment.

Author:Nazilkree Shajas
Country:Dominica
Language:English (Spanish)
Genre:Marketing
Published (Last):25 July 2006
Pages:95
PDF File Size:17.82 Mb
ePub File Size:16.39 Mb
ISBN:884-1-44306-467-7
Downloads:98766
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mezikasa



Existen tres elementos importantes en toda eventraciуn: el anillo u orificio, el saco y el contenido. EL ANILLO El orificio de eventraciуn estб formado por bordes musculares retraнdos e invadidos por tejido fibroso, marco que recibe el nombre de anillo de eventraciуn; los bordes de este anillo o defecto parietal son determinados con precisiуn palpando la eventraciуn reducida con el paciente en posiciуn horizontal, invitбndole a contraer los mъsculos abdominales, levantar la cabeza o elevar los miembros inferiores, tomando entre los dedos el borde; de esta forma podemos comprobar su espesor y consistencia.

EL SACO El saco de eventraciуn se genera cuando se inicia la separaciуn musculoaponeurуtica; muchas fibras que fueron disgregadas, invadidas por tejido conjuntivo fibroso, van constituyendo el saco de eventraciуn, que rбpidamente adherido a la cara profunda de la cicatriz cutбnea constituye el fondo del futuro gran saco, que seguirб proporcionando la distensiуn gradual del plano muscular disociado y en cicatrizaciуn.

Por su lado interno, el saco se muestra con aspecto perito-neal, si bien su delgadez es mucho mayor que la del peritoneo parietal con el que se continъa por fuera del anillo fibroso, que constituye el lнmite de la eventraciуn. Tumor y dolor son los signos y sнntomas capitales, cuyas formas, dimensiones e intensidad son en extremo variadas. Las muy pequeсas son detectadas muchas veces por el mйdico en un examen clнnico de rutina.

El aumento de tamaсo se realiza muy lentamente, llegando muchas de ellas a tener tan enorme dimensiуn que la mayor parte del contenido del abdomen ha pasado a la bolsa de eventraciуn como si hubiera efectuado un cambio de domicilio. Al examen clнnico comprobamos una tumoraciуn abdominal que sobresale, sobre todo a los esfuerzos, bien limitada, de superficie lisa, otras veces presenta forma multilobulada e irregular y que por su propio peso cae sobre el abdomen en forma de alforja, otras veces las formas son ovoides, hemisfйricas, asimйtricas e irregulares, la piel que la recubre es delgada, pigmentada y se comprueba la presencia del trazo cicatrizal cuando se trate de una eventraciуn postquirъrgica.

Esta cicatriz de la operaciуn que le ha dado origen, es visible sobre el tumor herniario, estб ensanchada, a veces mуvil o con fijaciуn a la pared y situada en la parte mбs prominente de la misma; es a veces frecuente que esta cicatriz estй en la parte perifйrica del tumor de la eventraciуn, debido a que la masa visceral luego de franquear la brecha, se desplaza lateralmente entre la piel y el plano aponeurуtico, perdiendo correspondencia con la abertura abdominal.

La piel se adhiere a los planos profundos, en tal forma que constituye con ellos un solo plano, lo que hablarнa de falta de celular subcutбneo, pero йste siempre existe, aumentado en la zona del perнmetro, base de la eventraciуn. La piel tiene el aspecto arrugado en reposo, se vuelve lisa y delgada adquiriendo una brillantez de transparencia cuando la eventraciуn se ingurgita, al provocarse un aumento de la tensiуn abdominal.

Esta piel que hemos dicho es atrуfica algunas veces, casos en que es posible palpar y ver el relieve de las asas intestinales animadas de movimientos peristбlticos. Es frecuente que las eventraciones sean solamente reductibles en parte o que requieran diversas y diligentes maniobras manuales para obtener su reducciуn; por poseer йstas, varias celdas algunas de contenido irreductible, debido a las adherencias contraнdas con la pared sacular, o a que el epiplуn que contiene, sirva de tapon del cuello estrecho del saco de eventraciуn.

Hay diversas causas y factores, que pueden debilitar la pared abdominal y originar las eventraciones. Tenemos luego las distensiones a que por muchas causas, muchas fisiolуgicas, estбn sometidos los planos de la pared abdominal; nos referimos a los embarazos mъltiples, que llevan las mбs de las veces a las diastasis de los mъsculos, puntos dйbiles de futuras eventraciones.

Otras causas serнan abscesos de pared o tumores intraabdominales como causas patolуgicas; y por ъltimo las postraumбticas nacidas de traumatismos propiamente dichos, contusiones o heridas accidentales o bien las consecutivas a laparotomнas practicadas para realizar operaciones quirъrgicas abdominales que constituyen las de mayor frecuencia como grupo de eventraciones postoperatorias.

Podemos ordenarlas como causas imputables al enfermo; al cirujano y al postoperatorio. En un grupo de ellos la grasa se acumula en el epiplуn y en las vнsceras, en su mayor parte en la aponeurosis y sobre todo los mъsculos son muy pobres, aparecen como estirados y adelgazados, se desgarran fбcilmente sin que ofrezcan resistencia alguna.

Tan pronto se abre el peritoneo aparece el epiplуn que suele ser inmenso, seguido de un intestino con el mesenterio y los mesos del colon particularmente cargados de grasa. Este Tipo I de abdomen se presta muy mal para la reconstrucciуn y con facilidad se eventra en el postoperatorio. La otra forma de abdomen tipo II, acumula el tejido adiposo, principalmente por fuera del plano muscular, entre la piel y la aponeurosis, donde alcanza a veces considerable espesor.

Se tiene asн el abdomen pйndulo. El plano muscular es normalmente resistente y bien constituido mientras que los epiplones y mesos vuelven a ser adiposos, aunque en menor grado que el tipo I. La Edad y Sexo. El sexo femenino se halla mбs predispuesto a esta complicaciуn quirъrgica por ser mбs frecuente la debilidad musculo- aponeurуtica, plano de suma importancia en la sнntesis y cicatrizaciуn de las heridas.

El estado de nutriciуn y particularmente el dйficit de proteнnas es de primerнsima importancia, que evidentemente retarda la cicatrizaciуn. Enfermedades relacionadas con la elevaciуn de la presiуn intraabdominal, esfuerzos repetidos y de cierta intensidad efectuados por el operado demasiado temprano, como sucede con la tos de los bronquнticos; esfuerzo exagerado de los constipados y prostбticos; los vуmitos, el hipo persistente, la distensiуn abdominal intensa propia del нleo; ascitis, tumores voluminosos intraabdominales, etc.

Rara vez sobreviene una eventraciуn aguda o evisceraciуn en personas que gozan de buenas condiciones fнsicas. La dehiscencia postoperatoria o eventraciуn crуnica puede permanecer inadvertida durante largo tiempo, ya que la falla parietal de pequeсa dimensiуn al comienzo, se agranda progresivamente por la distensiуn y debilitamiento del tejido conectivo elбstico que forma la cicatrizaciуn; los bordes musculoaponeurуticos de la brecha se separan y dan paso al contenido visceral abdominal, que se ubica en la cavidad formada por la eventraciуn.

Causas Imputables al Cirujano El Cirujano es el responsable de todo el acto quirъrgico, lo que debe incluir el tipo de anestesia; por este motivo debemos atribuirle un grupo de factores etiolуgicos que se relacionan con la tбctica y tйcnica operatoria.

La anestesia, la elecciуn y la administraciуn del anestйsico son fundamentales en la operaciуn y particularmente en el cierre de una laparotomнa.

La pared abdominal debe estar flбcida, completamente relajada y las vнsceras ocupar su debido lugar, para permitir un delicado afrontamiento peri-toneal seguido de sutura, luego un afrontamiento sin violencia del plano resistente musculo aponeurуtico y finalmente una sutura cutбnea indolora. Estas condiciones fundamentales para realizar la reconstrucciуn parietal abdominal sуlo se consiguen con anestesia epidural o general. Casi nunca con anestesia local. Las incisiones del abdomen deben, en lo posible evitar el sacrificio de ramas nerviosas, de la misma manera que conservar un buen riego sanguнneo.

En lo que respecta al tipo de incisiуn, estб condicionada al tipo de operaciуn a efectuarse. Las laparotomнas medianas supra e infraumbilical, son las mбs empleadas ya que suministran un acceso equidistante a todas las regiones de la cavidad; son de fбcil y rбpida ejecuciуn y producen escasa pйrdida sanguнnea; pueden ser fбcilmente ampliadas y su cierre es rбpido y simple.

Las incisiones longitudinales, verticales y oblicuas vecinas a la lнnea media son mбs mutilantes a medida que se alejan de la lнnea blanca. La incisiуn paramediana interna es preferida en este grupo por su fбcil y rбpida ejecuciуn.

Las laparotomнas transrectales lesionan mбs la anatomнa y la funciуn y predisponen a la eventraciуn a medida que se alejan de la lнnea blanca; al interrumpir los filetes nerviosos, que vienen de la parte externa hacia el mъsculo recto, йste se atrofia.

La pйrdida del tono y la atrofia de este mъsculo se manifiesta por abombamiento parietal. Las laparotomнas verticales extrarrectales del abdomen superior, interrumpen todos los ramos nerviosos y seccionan los mъsculos anchos, producen hemorragia abundante; parбlisis y atrofia de los elementos situados entre la incision y la lнnea media.

La incisiуn vertical del abdomen inferior se coloca de ordinario en el borde externo de la vaina del recto incisiуn tipo Jalaguier. Es poco eventrуgena debido a su exigua longitud, pero cuando se amplнa pierde esta ventaja. Las laparotomнas transversales gozan de mayores ventajas por respetar los nervios intercostales y la dinбmica parieto-abdominal. Los haces de los mъsculos anchos no se alejan mбs de 30 grados de la horizontal y de igual modo se comportan sus fibras tendinosas, cuando al confundirse entre sн, forman la vaina del recto.

El mъsculo transverso cuya importancia es obvia se conserva muy bien. Las ventajas de estas laparotomнas transversas se refieren en primer lugar al mayor respeto de los nervios intercostales, por la tendencia de sus bordes al aproximarse y contraerse la musculatura del abdomen. La respiraciуn es mбs fбcil y amplia por ser menos dolorosa la herida; la tos, los vуmitos y el hipo se toleran mejor.

La cicatrizaciуn de las laparotomнas transversas se realiza en buenas condiciones y en caso de infecciуn la separaciуn de los bordes es menor. La incisiуn subcostal es eventrуgena cuando es muy amplia.

La subcostal derecha se utiliza con frecuencia en vнas biliares, por el excelente campo quirъrgico que ofrece; la del lado izquierdo es apropiada para la cirugнa esplйnica y del бngulo izquierdo del colon. Es indudable que el plano resistente del abdomen estб formado por los mъsculos y las aponeurosis y que la vida de los mъsculos depende fundamentalmente de los nervios y de los vasos.

Todas las laparotomнas que seccionan mбs de un intercostal producen una hipotrofia del segmento inervado y se llega a la parбlisis segmentaria cuando la secciуn nerviosa alcanza a tres. El mъsculo hipotrуfico o el paralizado son malos elementos plбsticos y ademбs su acciуn fisiolуgica de prensa y de sostйn elasticoabdominal se resienten. La importancia de la diйresis en una laparotomнa es, desde el punto de vista eventrуgeno, muy inferior a la de la sнntesis.

La deficiente hemostasis durante el acto quirъrgico es causa de hematomas, y йstos, al infectarse con frecuencia, provocan la eliminaciуn de los puntos de sutura y la digestiуn de la aponeurosis, permitiendo la formaciуn de una zona dйbil y eventrada. El hematoma por sн solo no es causa suficiente, si no se infecta y es evacuado oportunamente.

La formaciуn de hematoma se debe a dos causas muy importantes: La operaciуn se hizo con anestesia local infiltrativa y el anestйsico, frecuentemente complementado con vaso-constrictores, permite o provoca una vasodilataciуn postoperatoria que origina el hematoma.

La operaciуn se hizo con anestesia raquнdea o general y su curso fue normal; en todo menos en su tensiуn arterial, que se mantiene muy baja al efectuar la sнntesis y deja la impresiуn de una hemostasis perfecta. Luego, en el postoperatorio, al recuperarse la tensiуn normal, se pueden producir hematomas. Material de Sutura.

Esto ha traнdo una considerable mejorнa en las estadнsticas de eventraciуn. Sin embargo, de tanto en tanto se actualiza la polйmica en favor o en contra del material reabsorbible, aludiendo a la intolerancia por los hilos no reabsorbibles y su eliminaciуn o extracciуn ulterior. Tйcnica de la sutura. La influencia de la tйcnica quirъrgica en la etiologнa de las eventraciones debe examinarse desde diversos detalles: Asepsia del Campo Operatorio.

Bastarб simplemente recordar las mъltiples pequeсas causas de infecciуn, que deben evitarse empleando una correcta asepsia. Las agujas exageradamente gruesas desgarran los tejidos, y si a esto se agrega la tensiуn de la sutura, puede agrandarse el desgarro y concluir en una brecha de eventraciуn.

Las de punta triangular alargada y las cilindrocуnicas son en ese sentido las mejores, porque divulsionan las fibras a la medida del hilo sin seccionar ni desgarrar. El paso de los puntos debe estar situado a suficiente distancia del borde aponerurуtico o muscular y guardar proporciуn con el esfuerzo que han de realizar.

Si el esfuerzo se prevй grande, deberбn tomarse a buena distancia y cuidando que el paso de la aguja no sea siempre por la misma lнnea de fibras aponeurуticas. La sutura con puntos separados goza de preferencia en general, para la sуlida reconstrucciуn del abdomen.

El nudo de la sutura tiene una importancia mucho mбs grande de lo que generalmente se piensa. Si se hace con catgut, se desanuda muy fбcilmente. Si se usa hilo no reabsorbible, las cosas cambian, pero aъn asн se debe asegurar muy bien el punto inicial de una sutura continua, apretando fuertemente el segundo lazo no el primero y dejando colas suficientemente largas. El ajuste del segundo lazo corta con frecuencia el hilo, lo cual prueba su debilidad.

Decir que el nudo es el punto mбs dйbil de una sutura es exacto; la experiencia asн lo demuestra. El ajuste del primer lazo no debe nunca ser enйrgico porque secciona fibras y debilita la pared. Igual cuidado debe tenerse cuando se realiza una sutura continua cuya misiуn es afrontar y no estrangular tejidos produciendo importante grado de isquemia que desvitaliza el tejido.

Por ъltimo, la buena tйcnica de las suturas requiere ser cuidadoso en el afrontamiento de los diversos planos con la mayor exactitud. Los grandes avenamientos fueron siempre factor importantнsimo en la etiologнa de las eventraciones. Felizmente, esa causa ha desaparecido casi por completo desde que ya no tienen indicaciуn aquellos avenamientos a la manera de Mikulicz y similares, que prбcticamente no permitнan cerrar la pared abdominal.

Los avenamientos han quedado reducidos a un delgado tubo de goma, con gasa en su interior o sin ella, que generalmente se coloca en la vecindad de un lecho cruento hepбtico o en un absceso organizado de paredes infiltradas y despuйs de su evacuaciуn. En cambio, en los procesos peritoneales difusos o localizados es preferible aspirar el derrame y colocar por contraabertura un muy delgado tubo, tipo sonda Nelaton nъmero 16 a El pequeсo tubo, tan delgado, al atravesar la pared no determina puntos dйbiles de consi-deraciуn y sirve a la vez para instilar como para aspirar.

La acciуn eventrуgena de los avenamientos debe referirse tambiйn al grado de infecciуn que ellos difunden y mantienen en la pared. El contenido sйptico que sale por el avenamiento se difunde por los planos parietales ya contaminados durante la operaciуn, y al acantonarse en la sutura termina por eliminar los puntos. La distensiуn abdominal postoperatoria debida al нleo o al meteorismo es causa de desgarro de puntos, hilos y tejidos.

Importante es prevenirlas preparando adecuadamente al enfermo, y si pese a ello se producen, recurrir precozmente a la intubaciуn gбstrica y, muy especialmente, a la correcciуn de los desequilibrios humorales. Los vуmitos del postoperatorio inmediato pueden ocasionar la ruptura de puntos parietales y ser causa de eventraciуn. Su gйnesis, generalmente nerviosa, debe ser tratada a la brevedad, y en casos rebeldes se recurrirб al sondeo gбstrico complementario.

Las complicaciones postoperatorias broncopulmonares determinan la formaciуn de un exudado bronquial que provoca tos al irritar la mucosa. Se produce asн un estнmulo intenso que es frenado por el enfermo para evitar el inevitable golpe de tos, que le ocasiona fuerte dolor en la herida por distensiуn brusca de la misma. La soluciуn de esta situaciуn estб en evitarla mediante la respiraciуn profunda, en la fluidi-ficaciуn de las secreciones, en el empleo de nebulizaciones con antibiуticos y en invitar al enfermo a que expectore sin hacer mayores esfuerzos y sin refrenar la tos.

La dificultad en la emisiуn de orina, al distender la vejiga u obrar como causa de esfuerzo abdominal para la micciуn, puede tambiйn ser motivo de eventraciуn, por lo menos como causa coadyuvante. Los esfuerzos musculares exagerados y precoces pueden ser inculpados en la gйnesis de una eventraciуn. El levantamiento precoz no es nunca causa de eventraciуn.

Tampoco lo es el levantamiento del lecho con el abdomen naturalmente libre sin fajas ni soportes. Si la sutura fue mal hecha o los tejidos eran defectuosos, la eventraciуn no se evitarб con el uso de una faja.

BRADYGAMES CATACLYSM STRATEGY GUIDE PDF

Especialistas en Cirugía de la eventración sin resección intestinal con plastia abdominal

.

DESCARGAR SAGA UGLIES PDF

EVENTRACION EVISCERACION PDF

.

DEN NATURVIDENSKABELIGE REVOLUTION PDF

Hernia incisional o eventración en la pared abdominal

.

Related Articles